Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros que analizan el uso del mismo con la finalidad de mejorar nuestros contenidos y su experiencia como usuario.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OK

Una reforma tributaria positiva. Salvador Ruiz Gallud

Autor:

Fuente: Expansión

21 de junio de 2014

Salvador Ruiz Gallud, Socio Director de Equipo Económico, analiza las principales novedades que incluye el anteproyecto de reforma tributaria y hace una valoración positiva del efecto que tendrá en la economía española.

Compartir.

Tras larga espera llega una reforma tributaria para 2015 materializada a fecha de hoy en un anteproyecto de ley que necesitará de revisión parlamentaria. Por sus cifras, la reforma es más ambiciosa de lo que se presumía, y por tanto incidirá más  favorablemente sobre la actividad económica, con un efecto previsto por el gobierno del +0,55% del PIB entre 2015 y 2016.

Destaca la reducción anunciada de la presión fiscal en el IRPF (impuesto estrella, con más del 40% de la recaudación gestionada por el Estado), para todas las rentas, pero sobre todo medias y bajas, necesaria para asegurar ganancias de actividad económica y competitividad. Las modificaciones incluyen menos tramos en la tarifa general (cinco frente a los siete actuales), con tipos más bajos: del 20% y 47% en sus dos extremos para 2015, que serán del 19% y 45% en 2016, todo ello frente a los vigentes 24,75% y 52%; el tipo máximo operará partir de 60.000 euros de base liquidable.

La reducción de tipos también alcanza a la renta del ahorro, aun manteniéndose una tarifa progresiva con tres escalones (como hoy), y no un tipo proporcional único. Los porcentajes oscilarán entre el 20% y el 24% en 2015, y entre el 19% y el 23% en 2016, frente a los vigentes 21% y 27%. Como interesante incentivo al ahorro, se crean los nuevos planes Ahorro 5, así llamados por exigir el mantenimiento de la inversión  durante cinco años, instrumentados en cuentas bancarias o contratos de seguro cuyos rendimientos quedarán exentos de tributación.

Por otra parte, se aumentan los mínimos familiares. Y se mejora específicamente la tributación de discapacitados y familias numerosas, aplicando la técnica del impuesto negativo (cabe que la Hacienda Pública llegue a pagar al ciudadano en términos netos una cantidad por el IRPF).

De manera acertada, en el Impuesto sobre Sociedades se reducirá nuestro elevado tipo general (hoy del 30%, siete puntos sobre la media europea), que pasará al 28% en 2015 y al 25% en 2016, para bien de nuestra competitividad empresarial y de la imagen para el inversor extranjero.

Además, se anuncia la simplificación de las deducciones (como recomienda la comisión de expertos), aunque se respetará con mejoras la deducción por I+D+i, en línea con los países de nuestro entorno. Y se crea una “reserva de capitalización”, pendiente de mayor detalle, pero que parece reducirá la base imponible por el beneficio dedicado a autofinanciación.

Las pymes mantendrán su tipo en el 25% actual, aunque se prevé una reducción de su base imponible en hasta un 10% sin exceder de un millón de euros por el beneficio aplicado a la constitución de una “reserva de nivelación”. Esta partida podrá compensar bases negativas generadas en los cinco años siguientes.

Para más información pueden contactar con el área de comunicación de Equipo Económico:

Antonio Polo
antoniopolo@equipoeconomico.com
+34 91 299 37 85 / 87