Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros que analizan el uso del mismo con la finalidad de mejorar nuestros contenidos y su experiencia como usuario.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OK

Salvador Ruiz Gallud coordina en ESADE una sesión dedicada a la reforma fiscal en EE.UU. y a la tributación de la economía digital

Autor:

Fuente: Nota Informativa Ee

20 de abril de 2018

Salvador Ruiz Gallud, socio director de Equipo Económico y profesor asociado de ESADE, ha coordinado el jueves 19 de abril una sesión de trabajo en el campus de ESADE en Madrid, titulada “Revolución en la fiscalidad internacional: reforma en EE.UU. y gravamen de la economía digital”.

Compartir.

Madrid, 19 de abril de 2018. Salvador Ruiz Gallud, socio director de Equipo Económico y profesor asociado de ESADE, ha coordinado el jueves 19 de abril una sesión de trabajo en el campus de ESADE en Madrid, titulada “Revolución en la fiscalidad internacional: reforma en EE.UU. y gravamen de la economía digital”.

Salvador Ruiz introdujo la sesión comentando los importantes y permanentes cambios que se vienen sucediendo en la fiscalidad internacional, acelerados en los últimos años. Tras el impulso del programa BEPS de la OCDE, generador de propuestas y medidas dirigidas a la evitación de la erosión de bases imponibles mediante técnicas de planificación fiscal agresiva, la Unión Europea se ha involucrado plenamente en el espíritu de dichos cambios, llevándolos aún más lejos en las correspondientes directivas. El escenario se ha complicado tras la irrupción de la reforma fiscal implantada en EE.UU. desde 2018, muy atractiva de actividad económica hacia dicha jurisdicción. A su vez, y en parte como reacción, la Unión Europea ha acelerado sendas propuestas de gravamen de la economía digital.

Intervino como primera ponente Ana Fernández-Daza Álvarez, consejera Financiera de España en EE.UU., que explicó el procedimiento de la reforma estadounidense, su alcance y consecuencias, destacando su carácter temporal –en un horizonte de 10 años– y la inseguridad jurídica que viene generando la falta de desarrollo reglamentario. La medida estrella de la reforma, señaló, es la reducción del tipo impositivo federal sobre sociedades, desde el 35% al 21%, junto con una tributación reducida de los beneficios acumulados en filiales extranjeras, y la introducción desde 2018 de una exención del 100% de los dividendos de fuente extranjera.

Entre otras cuestiones, se refirió también a la amortización acelerada de activos y al nuevo tratamiento de las rentas de los intangibles, que busca atraer hacia EE.UU. su creación y explotación, además de gravar las rentas remansadas por este concepto en jurisdicciones de baja tributación. Finalizó su intervención explicando la relación de la reforma con el programa BEPS y los efectos que puede tener en la Unión Europea.

Como segundo ponente intervino Jaime Mas Hernández, inspector de Hacienda del Estado, experto de la Subdirección General de Fiscalidad Internacional (Dirección General de Tributos). El ponente explicó las medidas incluidas en los informes de la acción 1 (economía digital) del programa BEPS y señaló los problemas para determinar un “nexo” razonable de gravamen de ciertos negocios digitales. Señaló además que tras la reforma fiscal en EE.UU. –que incluye de manera más decidida las rentas de intangibles entre las rentas gravadas en transparencia fiscal– el problema no es tanto de tributación de esas rentas, sino de cuál es la jurisdicción las grava (EE.UU., Unión Europea, etc.).

Se refirió finalmente a un posible “Digitax” en la Unión Europea –plasmado en dos propuestas de directivas y una recomendación?. El nuevo impuesto afectaría sólo a grupos mercantiles con un volumen mundial de operaciones mayor de 750 millones de euros y una cifra de negocios superior a 50 millones de euros en la Unión Europea. Tendría naturaleza de impuesto indirecto para evitar la vulneración de los Convenios para obviar la Doble Imposición vigentes y sólo gravaría la publicidad on line, la intermediación en internet y la venta de datos. Podría aprobarse mediante el sistema de cooperación reforzada, dadas las dificultades para alcanzar la unanimidad entre los Estados miembros.

Para más información pueden contactar con el área de comunicación de Equipo Económico:

Antonio Polo
antoniopolo@equipoeconomico.com
+34 91 299 37 85 / 87