Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros que analizan el uso del mismo con la finalidad de mejorar nuestros contenidos y su experiencia como usuario.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

OK

Hacia el cuarto año creciendo en torno al 3%

Compartir.

Hacia el cuarto año creciendo en torno al 3%

  • Por Marta Otero y José María Romero
  • 09 de marzo de 2018

La economía española ha comenzado este año 2018 con fuerte inercia en su ritmo de avance, después de tres años de sólido crecimiento por encima de la media de la zona del euro, apoyado en las reformas económicas acometidas en años anteriores. Los indicadores disponibles hasta la fecha apuntan a que en estos tres primeros meses del año el PIB español podría crecer al 0,7% en tasa intertrimestral.

Esta positiva evolución se viene produciendo en el marco de una vigorosa recuperación de la economía mundial y de la economía europea. En este contexto, en Equipo Económico (Ee) mantenemos nuestra previsión de diciembre pasado de un incremento del PIB del 2,8% en 2018, gracias a la fortaleza de los fundamentos que han venido sosteniendo dicho crecimiento durante el conjunto de 2017. Estimamos que este crecimiento se extenderá también durante 2019, con un incremento del PIB del 2,4%.

Tal y como reflejamos en la tabla 1, prevemos que el buen comportamiento del PIB en 2018 y 2019 seguirá estando asentado tanto en la positiva evolución de la demanda interna, como de la demanda externa. Así, el consumo de los hogares continuará estimulando el producto nacional, gracias fundamentalmente a la fuerte creación de empleo, de forma que su tasa de variación anual se situaría en el 2,3% en 2018 y en el 2,1% en 2019; esto supondría una ligera desaceleración en relación al crecimiento de 2017 que será compensada, en parte, por el aumento del consumo público (1,7% en 2018; 1,9% en 2019). Además, tanto la Formación Bruta de Capital Fijo como las exportaciones registrarán tasas de incremento superiores al 4% en ambos años.

Desde nuestro punto de vista, el crecimiento robusto va a permitir tres hitos relevantes este año: el incremento del PIB se acercará de nuevo al 3% por cuarto año consecutivo; la creación de más de 450.000 puestos de trabajo adicionales, permitiendo que la tasa de paro se reduzca hasta el 15,2% de la población activa; y la salida del procedimiento de déficit excesivo en el marco de la UE, ya que el déficit público caerá hasta el 2,4% del PIB. Además su progresión se asienta en bases más sólidas que en anteriores periodos de crecimiento; así lo demuestran, por ejemplo, la evolución moderada de los precios - la tasa media anual del IPC se situará en el 1,7% en 2018 y en el 1,4% en 2019-, la elasticidad unitaria entre crecimiento y creación de empleo, y la capacidad de financiación frente al resto del mundo -la cuenta corriente registrará un superávit entorno al 2% del PIB en 2018 y 1,9% en 2019-.

No obstante, como ya señalábamos también en diciembre pasado, en este buen momento económico la incertidumbre en el terreno político es mucho mayor y el positivo escenario que presentamos actualizado en estas líneas para la economía española está sometido a un conjunto de riesgos. Los más importantes siguen siendo de índole política: en primer lugar, las tensiones políticas y sociales en Cataluña; en segundo lugar, y consecuencia en parte de la misma, la demora en el diseño e implementación de las reformas estructurales, que resultan de suma importancia para garantizar la sostenibilidad del crecimiento en los próximos años; en tercer lugar, también en la esfera internacional destacan negativamente otros movimientos populistas, como el Brexit y el discurso proteccionista de la administración Trump, particularmente en lo relativo a restricciones a la importación de acero y aluminio.

Para conseguir alargar este ciclo económico en el que ahora nos encontramos, es preciso articular reformas adicionales que permitan extenderlo en el medio plazo. La capacidad política para llevarlas a cabo será determinante respecto a las mismas. Ahora bien, sólo será posible articularlas si se respetan las normas de convivencia establecidas, tanto a nivel nacional como en relación a las reglas internacionales vigentes.


Tabla 1. Previsiones Ee para la economía española en 2018 y 2019.

Fuente: 2017 INE, BdE; 2018, 2019 y (1) Previsiones Ee.

 

Marta Otero Moreno

José María Romero Vera

Área Económica, Equipo Económico

Dejar un comentario

 
 

Suscríbete a nuestro BLOG